Solomillo de ternera al horno

Con apenas cinco ingredientes haremos este sencillo y jugoso solomillo de ternera acompañado de unos ajitos y un toque de brandy. Espectacular.

Receta de solomillo de ternera al horno

Ingredientes para preparar solomillo de ternera al horno

  • 1 solomillo de ternera
  • Escamas de sal (opcional)
  • 2 dientes de ajo
  • Caldo de carne (opcional)
  • Aceite de oliva
  • Brandy
  • Sal

¿Cómo preparar solomillo de ternera al horno?

  • Una media hora antes de comenzar la receta, sacamos el solomillo de ternera de la nevera para que esté a temperatura ambiente a la hora de cocinarlo y seguidamente, ponemos el horno a calentar, con calor arriba y abajo, a 160ºC.
  • En una fuente de cristal colocamos la pieza de carne y vertemos sobre ella un par de cucharadas de aceite. Lo esparcimos por todo su contorno de forma que el solomillo nos quede bien embadurnado y a continuación, lo sazonamos y regamos con un hilito de brandy.
  • Pelamos los dientes de ajos, retiramos su parte central, los laminamos y los repartimos por encima de la carne.
  • Metemos el solomillo de ternera al horno y mantenemos 45 minutos (cada 10 minutos abriremos el horno y daremos la vuelta a la pieza para que se vaya haciendo por todos los lados. Si vemos que empieza a quedarse muy seca, regamos con un poquito de caldo de carne) o hasta que al pinchar su centro con un cuchillo, veamos que sale un poco de líquido transparente. Eso nos indicará que está hecho por dentro. Si el líquido es rojo, aún le quedará un poquito y si no sale líquido, es que nos habremos pasado de cocción. De todas formas, si tienes un termómetro de cocina (no suelen costar mucho y son muy útiles, yo te recomiendo tener uno) el punto de retirar la carne del horno es cuando al pinchar la pieza, nos marque una temperatura de unos 55ºC aproximadamente.
  • Una vez esté listo, retiramos el solomillo de ternera a una fuente y lo servimos fileteado, con unas escamas de sal por encima y regado con los jugos que ha soltado durante la cocción.
  • Foto orientativa: Javier Lastras
Nota del autor:

La pieza de solomillo que compré pesaba en torno a los 2 kg. y medio.

Otro truco para evitar que la carne pierda jugosidad durante el horneado es meter en el horno, debajo de la bandeja donde tenemos el solomillo, una fuente con agua. De este modo, el agua se irá evaporando creando una humedad perfecta para el horneado.

A la hora de servir, puedes acompañar con puré de patatas y un salteado de espárragos verdes.

Si ha soltado mucho jugo durante el horneado, puedes pasarlo a una sartén, llevarlo al fuego y dejar que reduzca un poquito.